La Masonería como institución filosófica, filantrópica y progresista.

Sus principios son:

  • La Libertad, la Igualdad y la Fraternidad; y su lema es Ciencia, Justicia y Trabajo.

  • Se propone la investigación de la verdad, la perfección del individuo y el progreso de la humanidad.

  • Considera que la moral es tanto un arte racional, como un fenómeno evolutivo propio de la vida colectiva, que obedece a leyes naturales. Reconoce al Gran Arquitecto del Universo como símbolo de las supremas aspiraciones e inquietudes de los hombres que anhelan captar la esencia, el principio y la causa de todas las cosas.

  • Para el esclarecimiento de la verdad no reconoce otro límite que el de la razón humana basada en la ciencia. Exige de sus adeptos la mas amplia tolerancia y por ello respeta las opiniones políticas y las creencias religiosas de todos los hombres. Reconoce que todas las comunidades religiosas y políticas merecen igual respeto y rechaza toda pretensión de otorgar situaciones de privilegio a ninguna de ellas en particular.

  • La Francmasonería, institución esencialmente humana, trabaja sin tregua por el logro de sus fines, buscando una mas armónica estructuración de la vida sobre bases de amor y de justicia social.

  • Viene actuando, por ello, desde el fondo de los tiempos, como el tenso resorte que acelera la evolución teniendo en cada etapa de la historia una finalidad determinada de acuerdo con las necesidades y aspiraciones del ambiente.

  • Flecha de un anhelo proyectado al porvenir, sus esfuerzos del pasado han contribuido a los progresos de que goza en el presente. Aspira por la evolución y el esfuerzo organizado de la sociedad, al perfeccionamiento cada vez mayor de las instituciones sociales, transformándolas en aquellas que satisfagan, dentro de un régimen de libertad, justos anhelos de mejoramiento.

  • Procura por todos los medios lícitos a su alcance, dignificar al hombre, capacitándolo, por un desarrollo superior de la consciencia, para el mejor y mas amplio uso de sus derechos y libertades.

  • Condena la intolerancia, abomina el fanatismo y declara su repudio por los regímenes de fuerza y de violencia como contrarios a la razón y denigrantes para la especie.

  • Estima que el trabajo es un deber esencial del hombre y como tal le dignifica y le honra sin establecer distingos ni categorías y como contrapartida de esto también considera que el derecho al descanso es fundamental y en tal sentido se esfuerza por que la vejez, la invalidez, la infancia y la maternidad gocen de los beneficios de amparo colectivo por simple beneficencia y humanitarismo.

  • La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones es soberana e independiente de todo otro cuerpo; pero podrá celebrar pactos y convenios con otros cuerpos masónicos regulares del mundo y reservar para sí el derecho exclusivo de legislar sobre el simbolismo de toda su jurisdicción dentro de los usos, costumbres y ceremonias transmitidos desde la antigüedad.